Admite que no hay nada mejor y más cómodo que deslizarse bajo las sábanas recién lavadas al final de un largo día. La ropa de cama limpia y perfumada siempre promoverá un sueño reparador y reparador. Pero, por cierto, ¿con qué frecuencia y a qué temperatura se debe lavar? Aquí hay algunos consejos que pueden resultarle útiles.

Pasamos un tercio de nuestra vida en la ropa de cama: es un caldo de cultivo para la acumulación de sudor, grasa y células muertas de la piel que pueden permanecer allí durante unas 56 horas a la semana. Por ello, es fundamental prestar especial atención al lavado de nuestras sábanas. Para ello,  es importante saber con qué frecuencia lavar la ropa de cama . ¿A qué temperatura y cómo lavarlo correctamente? Te lo contamos todo.

lavar las sábanas

pinterest-logo

Lava las sábanas – Fuente: spm

¿Con qué frecuencia se debe lavar la ropa de cama?

Como regla general, la ropa de cama debe lavarse una vez por semana o cada dos semanas. Si hay alguien alérgico a los ácaros del polvo en la casa, lo mejor es considerar un lavado más regular (una vez por semana o incluso dos) para mantenerlos lo más limpios posible. Del mismo modo, la ropa de cama blanca debe lavarse una vez por semana para mantener su frescura y blancura para evitar la acumulación de suciedad y manchas.

Tenga en cuenta  :  no cambiar la ropa de cama durante largos períodos de tiempo  puede provocar una serie de problemas de salud, especialmente afecciones de la piel.

Aquí hay 3 riesgos principales si duerme en ropa de cama sucia:

las alergias

No en vano,  las bacterias y los ácaros del polvo pueden causar o empeorar las alergias , teniendo como objetivo un sistema inmunitario debilitado. De hecho, sus principales enemigos no son otros que el moho, los ácaros y el moho (manchas de esporas). Generalmente presentes en la ropa de cama sucia, desencadenan alergias en personas sensibles o agravan las ya existentes.

Acné

Cuando duermes sobre sábanas sucias, no solo se mancha todo el lugar, sino que las bacterias pueden comenzar a acumularse en las fibras. Resultado: causan puntos blancos vergonzosos y granos antiestéticos en la piel. Incluso pueden acentuar el acné existente, incluso si limpias tu piel a diario.

Irritación de la piel o eccema.

Además de atraer bacterias, las sábanas sucias rozan tu piel mientras duermes. Esta fricción puede provocar irritaciones cutáneas muy desagradables. Entonces tenderá a querer aliviar la epidermis con cremas grasas y espesas que corren el riesgo de agravar el problema. De hecho, estos productos suelen ser difíciles de absorber y se transferirán rápidamente a la ropa. Los residuos de estas cremas permanecerán allí durante mucho tiempo y luego te expondrán a más bacterias. ¡Un auténtico círculo vicioso!

ajustar lavadora

pinterest-logo

Ajustar lavadora – Fuente: spm

¿A qué temperatura se debe lavar la ropa de cama?

Lo mejor es seguir siempre las etiquetas de cuidado y las instrucciones de lavado. La mayoría de los tejidos se pueden lavar a una temperatura caliente de 40°C: es el calor necesario el que eliminará eficazmente la suciedad y los aceites corporales naturales. Esta alta temperatura también es ideal para combatir los gérmenes. Por otro lado, más delicada que el algodón, la ropa de cama de seda debe lavarse a una temperatura inferior a 30°C, utilizando un detergente suave o un agente de lavado especial para este frágil tejido.

hoja suave

pinterest-logo

Sábanas blandas – Fuente: spm

¿Cómo lavar la ropa de cama?

Para obtener los mejores resultados, y desde un punto de vista higiénico, le recomendamos lavar siempre la ropa de cama nueva antes de usarla por primera vez.

La mayoría de las lavadoras tienen un ciclo especial para lavar esta ropa de cama. También es mejor usar un ciclo normal y suave. De hecho, lavar con un ciclo intensivo enredaría la ropa y correría el riesgo de dañar las fibras.

En cuanto a la ropa de cama de seda, debe lavarse en un programa delicado para proteger sus fibras naturales. Recomendamos colocar los artículos de seda en una bolsa de lavandería para evitar que las fibras se enganchen en los costados del electrodoméstico y se dañen.

Por último, antes de empezar a lavar edredones y fundas de almohadas estampadas o de colores, asegúrate siempre de darles la vuelta para evitar posibles decoloraciones.