Enjuague bucal en la lavadora: ¡Probé este método y tuve que cambiar de opinión! ¡Fantástico!

Todos sabemos que el enjuague bucal es muy útil ya que consigue desinfectar la boca y darle un frescor intenso. Por lo que es un elemento fundamental para la higiene bucodental.

Sin embargo, pocas personas saben que el enjuague bucal puede resultar un amigo invaluable para lograr un lavado excepcional

 

De hecho, el enjuague bucal se puede usar directamente en la lavadora, claramente si se usa de la manera correcta.

Esto es posible debido a una serie de factores. Pero vayamos en orden.

El enjuague bucal tiene propiedades antisépticas que pueden ser realmente útiles incluso fuera del mundo de la higiene bucal.

Para no tener límites a sus funciones, el enjuague bucal también se puede usar para eliminar varios desechos y moho de las alcantarillas. Precisamente por esta razón, quienes conocen bien las características de este producto suelen verterlo por el desagüe del fregadero. De esta manera, de hecho, el enjuague bucal es capaz de eliminar incluso los malos olores.

Para ello, solo tienes que verter el enjuague bucal directamente en el fregadero y dejarlo “reposar” durante nada menos que 30 minutos. Después de eso, puede usar el fregadero como de costumbre.

Además, también es posible utilizar enjuagues bucales para higienizar y desinfectar las pantallas de tablets o teléfonos móviles que son, como todos sabemos, un receptáculo para las bacterias. Está claro que hay que usar una pequeña cantidad y luego tratar estos dispositivos electrónicos con un paño suave. De esta manera no correrás el riesgo de dañarlos.

Para entender cómo se puede utilizar también en la lavadora, solo tienes que seguir leyendo.

Enjuague bucal en la lavadora: ¡Probé este método y tuve que cambiar de opinión! ¡Fantástico!

Además de lo dicho anteriormente, es en la lavadora donde el enjuague bucal puede dar la mejor parte de todas sus capacidades.

De hecho, las prendas que se van a lavar necesitan ser renovadas y quizás una lavadora demasiado vieja no pueda garantizar un resultado adecuado.

O hay casos en los que es necesario contrarrestar la presencia de moho como en albornoces o toallas.

Por lo tanto, el uso de enjuagues bucales puede ser realmente efectivo para estos problemas gracias a su acción antibacteriana y antiséptica. Estos resultados excepcionales vienen dados por su composición a base de xilitol y alcohol.

Precisamente por eso, si tienes que trabajar en una colada con un olor muy fuerte, tienes que verter el enjuague bucal directamente en la lavadora en el momento del lavado. Esto refrescará la ropa y contrarrestará los malos olores.

Además, este producto no hará ningún daño a tu piel ni a tu salud, y por supuesto, no arruinará tu ropa.

Sin embargo, es recomendable utilizarlo durante un lavado a plena carga ya que su acción puede sustituir a la de la lejía. De hecho, en algunos casos incluso puede ser más efectivo.

Su uso es muy sencillo: hay que poner un vaso de enjuague bucal en el tambor o hay que poner un solo vaso en las prendas antes de empezar el lavado.

Posteriormente es posible elegir una temperatura entre 30 o 60 grados dependiendo del color de las prendas a tratar.

Al final, las prendas se verán frescas y limpias.

Para creer realmente en ello, solo tienes que intentarlo.

Buena limpieza.