Lavar los fogones y mantenerlos relucientes es el objetivo de cualquier ama de casa del mundo que quisiera tener la casa siempre perfectamente ordenada, envidiablemente limpia para poder acoger a amigos y familiares a cualquier hora del día y nunca pasar por vergüenza.

truco de la estufa

Desafortunadamente, lograr este resultado es difícil, pero no imposible. Hay que tener paciencia e intento tras intento, la estufa y la casa en general están prácticamente como nuevas. 

Para limpiar las estufas se utilizan generalmente productos que se compran en el supermercado o en tiendas de cuidados del hogar, que sin embargo suelen estropear el material por ser demasiado agresivos, por ejemplo lo deslustran. En este caso entonces hay muy poco que hacer porque volver atrás es imposible.

Luego, en otros casos, también dañan las manos, por lo que, especialmente si tiene la piel delicada, debe tener cuidado y usar guantes. Sin considerar el hecho de que cuestan mucho y no todos pueden pagar la compra.

Limpiar la estufa siempre ha sido una pesadilla, así es como se soluciona

En cualquier caso, limpiar la estufa es una verdadera pesadilla porque, use lo que use, nunca puede limpiarlos adecuadamente, dejándolos brillantes, brillantes y perfumados.

Ojo porque hay trucos que te permiten eliminar la suciedad, el polvo y las salpicaduras, mientras pules la placa sin estrés y sin tener que gastar quién sabe cuánto dinero. Simplemente conózcalos y el problema se resolverá de una vez por todas.

Quemadores y esparcidores de llama, he aquí un primer método para descalcificarlos

Lo primero que debes hacer es dedicarte a los quemadores y esparcidores de llama que requieren mucho más tiempo y esfuerzo. Para ello, basta con poner juntos un vaso de agua y 3 de vinagre de vino blanco. Los dos ingredientes se hierven y luego se apagan y se dejan en remojo durante al menos 5 minutos .

Luego se sacan, se enjuagan y se lavan bien con una esponja jabonosa, una vez terminados quedarán perfectos. Alternativamente, también se pueden sumergir en agua hirviendo con la adición de detergente para lavavajillas, cuando se enjuaguen estarán como nuevos otra vez. Luego pasamos a la segunda fase, es decir, la limpieza de la placa.

Limpiar las estufas con una solución milagrosa casera

Lo que se necesita para limpiar la estufa es un poco de detergente para pisos, al que se le agrega soda (basta con una cucharada agregada a 150 ml de detergente), luego 3 cucharadas de vinagre de vino blanco, se voltea la mezcla y se vierte en una botella con atomizador con el que vas a mojar la estufa. Luego se deja actuar el producto unos minutos para disolver la suciedad.

La olla está cubierta con una película que derrite lentamente la grasa, la grasa y toda la suciedad acumulada durante la preparación de los primeros y segundos platos. Después del tiempo debido, retire la película y frote todo con una esponja.

Finalmente, se juntan el agua y el vinagre, se toma otro trapo, se moja en la solución y se pasa por la estufa para quitar el jabón y la suciedad restante. Por último, seca siempre con un paño suave, obviamente seco y la estufa quedará perfecta.

Esta misma solución la podemos utilizar para limpiar los pulverizadores y las rejillas de los fogones sobre los que colocamos las ollas. Una vez terminados, estos también se verán como nuevos nuevamente con poco esfuerzo y sin costo letal.