Hormigas en la cocina, mosquitos y moscas por la casa… Los insectos pueden ser realmente desagradables. Por no hablar de las picaduras y la higiene. Mantener la casa impecable y las ventanas cerradas puede no ser suficiente, y los insecticidas comerciales, aunque efectivos para ahuyentar a los insectos, traen consigo una serie de efectos secundarios que atentan contra nuestra salud.

Para evitar sprays y productos químicos peligrosos, especialmente en la cocina, te sugerimos 3 insecticidas caseros muy efectivos y, sobre todo, absolutamente seguros de aplicar incluso cerca de los alimentos.

Insecticida #1 – Tierra de diatomeas (o arena de diatomeas)

Esta tierra promete mantener alejadas a hormigas, arañas, grillos y cualquier otro tipo de insecto por un tiempo bastante largo. Este polvo rojo, compuesto principalmente por gel de sílice, se puede aplicar en cualquier rincón de la casa sin efectos secundarios. Trate de usar guantes de plástico al quitarlo, ya que puede deshidratar la piel. Puedes comprarlo en tiendas de agricultura o bricolaje.

Insecticida n.° 2 – Aerosol repelente de pimienta

Los insectos odian el picante. Y es interesante saber que casi todos los insectos absorben los sabores a través de las patas y no de la boca. Si un insecto está rodeado por un suelo con sustancias picantes, huirá o morirá. Haz una infusión de chile, pimiento u otros productos picantes, mételos en una botella con difusor y aplícalo en muebles o plantas para ahuyentar a los insectos.

Insecticida n.º 3: hierba gatera (o gatera)

Esta hierba, que gusta mucho a los gatos porque tiene un efecto “sorprendente” sobre ellos, es un excelente insecticida que ahuyentará a muchos insectos, especialmente a las cucarachas. Puedes preparar una infusión de hierba gatera y esparcirla por la casa, o directamente puedes plantar la hierba en algún rincón estratégico de la casa.