¿Cómo lidiar con las manchas de agua en los grifos? Todo lo que se necesita es un ingrediente y muy pocas gotas para eliminarlos por completo.

Manchas de agua dura en el grifo

Las manchas de agua en los grifos son invasivas y nunca se quitan de forma permanente. A menudo y de buena gana, se utilizan productos adquiridos en el mercado, ricos en composiciones corrosivas y también contaminantes para el medio ambiente. Los expertos en Internet ponen énfasis en los ingredientes naturales que pueden marcar la diferencia, y algunos se usan todo el tiempo para el hogar y el bienestar. Para eliminar estos restos de cal de los grifos de acero bastan dos ingredientes con unas gotas, solucionando el problema en tan solo una noche.

Manchas de agua y caliza, ¿cuáles son las causas?

Las manchas de agua son invasivas y abrazan siempre los elementos de acero del baño y la cocina. En general, la principal causa de esta manifestación es el no secado del acero después de utilizar los fregaderos. Todas las gotas de agua que quedan se convierten en manchas calcáreas blancas , corroyendo e invadiendo las superficies.

No solo eso, de hecho estas manchas con el tiempo -y con la complicidad de la humedad- se convierten en el lugar idóneo para la proliferación de gérmenes y bacterias además de moho.

mancha de agua y piedra caliza

Con el tiempo y sin tomar medidas, el grifo se manchará por completo y el agua blanca se manchará de cal. El consejo de los expertos es no utilizar los productos que hay en el mercado, sino ingredientes completamente naturales ricos en propiedades.

Dos ingredientes y unas gotas para eliminar por completo las manchas de agua gotas de agua

El primer ingrediente útil para eliminar las manchas de agua en el acero sin secar es el bicarbonato de sodio. Este ingrediente natural encuentra su lugar en cada ocasión, gracias a las propiedades higienizantes y limpiadoras que lo distinguen.

Bicarbonato de sodio como desincrustante

El segundo ingrediente es el vinagre de vino blanco, otro aliado que encuentra su uso en las mesas italianas pero también en casa para solucionar los problemas más habituales.

¿Cómo proceder?

  • Mojar el grifo lleno de manchas
  • Vierta el bicarbonato de sodio sobre él y luego cepille bien para distribuirlo por toda la superficie.
  • Acto seguido, coloca un paño y átalo con ayuda de una goma elástica.

Deja actuar el bicarbonato toda la noche, sin quitar el paño y sin usar el grifo.

Después de acostarse toda la noche:

  • Retire el paño atado al grifo.
  • Frotar todo el acero con la ayuda de un cepillo, eliminando los restos de cal aún visibles
  • Limpie con el mismo paño y luego enjuague.

Ahora es el momento de verter unas gotas de vinagre de vino blanco , aplicarlo sobre la superficie y luego dejar que el ingrediente haga efecto. En unos segundos, el acero volverá a ser tan hermoso y brillante como antes.

Vinagre de vino blanco antical

Enjuague nuevamente y luego seque bien, para que las manchas no se vuelvan a formar.