La ropa de bebé se ensucia muy rápido y termina rápidamente en el cesto de la ropa sucia. Ante este enorme montón de bodis y bodys, los padres se preguntan a menudo qué detergente adoptar para proteger la piel de su bebé, que es muy sensible y se irrita con facilidad. En este artículo te damos un ingrediente natural que te ayudará a lavar correctamente la ropa de tu recién nacido.

La piel de los niños es mucho más sensible y delicada que la de los adultos. Desde prendas compradas con amor hasta prendas donadas por seres queridos, todo debe lavarse antes de usarse. Esto ayuda, por un lado, a prevenir posibles irritaciones en la piel debidas a bacterias y ácaros que se desarrollan en los tejidos y, por otro lado, a limitar los efectos nocivos de los productos químicos utilizados en las fábricas.

¿Qué ingrediente natural se debe utilizar para lavar correctamente la ropa del bebé?

Para proteger mejor la piel de tu bebé, es importante utilizar un detergente suave y delicado para lavar su ropa. Algunos detergentes están especialmente diseñados para este fin y pueden eliminar rápidamente los restos de suciedad de la ropa. Para un resultado impecable, puedes completar el lavado con este ingrediente esencial.

  • La sal, imprescindible en el cuidado de la ropa de bebé
sal

Sal – Fuente: spm

Los rastros de regurgitación, leche, baba, heces son bastante comunes durante los primeros meses de vida de un bebé. Por eso es importante reaccionar rápidamente para eliminarlos con productos adecuados. Como tal,  la sal es un ingrediente esencial  que te ayudará a eliminar todas las manchas difíciles de la ropa de tu bebé. Para hacer esto, simplemente agregue la cantidad habitual de detergente en el cajón del detergente y luego reemplace el abrillantador con  2 cucharaditas de sal. Este ingrediente ecológico es una auténtica protección para la piel de tu bebé ya que acaba con las bacterias y hongos de los tejidos al mismo tiempo que elimina los restos de suciedad de las paredes de tu lavadora. Después de usarlo, notarás que el lino es mucho más suave al tacto. Cabe señalar que este ingrediente también conserva los materiales textiles y fija los colores. Mezcla en una palangana ½ litro de agua fría y 1 cucharada de sal gruesa antes de sumergir en ella la ropa de tu bebé.

Otros consejos para cuidar correctamente la ropa del bebé

Los padres a menudo tienen dudas sobre la forma más adecuada de cuidar la ropa de cama de su bebé. Además de elegir productos adecuados para lavar la ropa de los recién nacidos, estos pequeños consejos prácticos les serán de gran ayuda.

  • Lavar la ropa del bebé a la temperatura adecuada
temperatura de la lavadora

Temperatura de la lavadora – Fuente: spm

Al igual que la ropa de adultos,  la ropa de bebé debe lavarse a la temperatura adecuada teniendo en cuenta su material.  En cuanto a la ropa de cama, baberos, toallas y sábanas, se recomienda  lavarlas a una temperatura  entre 60 y 90°. La ropa interior y los bodis de algodón se pueden lavar a 60°. Sin embargo, para preservar la fibra textil, las prendas como blusas, pantalones, vestidos y pijamas no deben lavarse a una temperatura superior a 30°. Por último, las prendas delicadas de lana solo se pueden lavar a mano o en ciclo frío.

  • Lave la ropa del bebé regularmente
Ropa de bebé

Ropa de bebé – Fuente: spm

Dado que la ropa de bebé  se ensucia muy rápidamente, debe lavarse con regularidad. Por ejemplo, la ropa interior debe lavarse a diario. Para los bebés que aún no han dado sus primeros pasos, la ropa puede durar más, es decir, uno o dos días antes del lavado. Dado que el bebé puede pasar largas horas en la cama  conviene lavar la sábana bajera varias veces a la semana. Eso sí, en épocas de mucho calor hay que aumentar el número de lavados debido a la fuerte transpiración del bebé.

El mantenimiento de la ropa de bebé ya no tiene secretos para ti. Con estos pocos consejos, podrá mantener la ropa de su pequeño niño mientras preserva su piel frágil. Al igual que para los adultos, no olvides separar los diferentes colores y sobre todo, enjuagar bien la ropa después de cada ciclo de lavado para eliminar todos los residuos de detergente.