Aunque se suele utilizar en la cocina para realzar el sabor de los alimentos y condimentar los platos, la sal también tiene muchas virtudes para la limpieza del hogar. Sal fina o sal gruesa, hagamos un balance de este producto que puede servir para el mantenimiento de tu hogar.

Así es como puede usar la sal para limpiar y dar brillo a las superficies interiores, incluidos los pisos.

Sal, un producto para limpiar el suelo de tu hogar

sal gruesa

Sal gruesa – Fuente: spm

La sal es un producto polivalente que tiene una gran capacidad de absorción y retención de líquidos. Por tanto, lo preferiremos a los productos químicos que se venden en los supermercados y que pueden ser nocivos para la salud.

La sal gruesa es un producto muy valioso para limpiar sus pisos, azulejos y superficies duras. Sin embargo, es menos efectivo en mármol que sería sensible a él. La sal es útil para dejar los suelos relucientes y sin manchas gracias a su poder desinfectante y su gran capacidad de retención de líquidos. Para limpiar su suelo, un puñado de sal es suficiente para 1,5 litros de agua caliente. Luego empape un paño en la solución y frote la superficie para agregar brillo. Si las manchas persistentes persisten, agregue una pizca de bicarbonato de sodio al agua salada.

Otros usos cotidianos de la sal

Gracias a su capacidad abrasiva y desinfectante, la sal también se puede utilizar en determinadas limpiezas diarias.

La sal como limpiador de cocina y vajilla:

En la cocina, la sal puede tener varias funciones:

1- Puedes espolvorearlo sobre las parrillas del horno y la barbacoa, sobre los fogones e incluso sobre la vajilla directamente para que absorba el exceso de aceite y grasa depositado.

2- La sal también se puede disolver en agua para hacer una solución de acabado en herramientas de acero como rejillas y placas de hogar redondas en la estufa.

3- También se puede utilizar como detergente lavavajillas. Ponga dos cucharadas para disolver en el fregadero lleno de platos. Elimina eficazmente la suciedad grasa  de las ollas  y sartenes dejándolo actuar diez minutos antes del lavado.

4- Crea una solución con una cucharada de sal, una cucharada de jugo de limón y medio litro de agua caliente. Devolverás el brillo a tu vajilla y a tus  objetos de acero inoxidable.

5- Por último, espolvorea dos cucharaditas en el agua de la cafetera cuando esté hirviendo, para eliminar los restos de cal. Será necesario repetir esta operación todos los meses, enjuagando después con agua.

Ollas y sartenes sucias

Ollas y sartenes sucias – Fuente: spm

La sal para usar en tu baño

Puedes utilizar este producto marino para limpiar espejos y cristales de baños, lavabos, bidés y cualquier producto cerámico que contengan. Prepara una solución de limpieza mezclando un puñado de sal en 1,5 litros de agua caliente y viértela en el inodoro para limpiar a fondo el desagüe. Y por último, si tienes moho en tu baño  provocado por la humedad,  rocía una solución de agua tibia mezclada con dos cucharadas de sal a la que le puedes agregar limón o vinagre blanco para darle más brillo.

rastros de agua en la madera

rastros de agua en la madera – Fuente: spm

Sal para usar en tu dormitorio:

Incluso en tu dormitorio, la sal puede ser muy efectiva. Cuando quieras limpiar superficies de madera manchadas, por ejemplo. Ojo, la sal no sería adecuada para madera lacada, linóleo y pintura. Por último, para combatir el exceso de humedad en la habitación, echa sal en un recipiente y colócalo en el lugar deseado. Es un ingrediente clave en los deshumidificadores caseros.

¿Qué otro consejo para usar la sal en casa?

Cuando cocina pescado, un olor desagradable y persistente se adhiere a sus ollas y sartenes. La sal es un producto excelente para deshacerse de ella. Todo lo que necesita hacer es espolvorear sal en los utensilios y agregar un poco de agua caliente. Dejar actuar unos minutos, luego enjuagar con agua jabonosa.

Como habrás entendido, la sal no solo es un ingrediente imprescindible para cocinar tus platos, sino que también es un ingrediente muy eficaz en tu hogar diario!