Planchar ropa y especialmente camisas es un verdadero dilema para todas las amas de casa del mundo que odian este trabajo porque requiere mucho tiempo, paciencia e incluso familiaridad.

Rocíalo en tu ropa

No hace falta ocultarlo, planchar camisas así como cualquier prenda es un arte que lamentablemente no pertenece a todos. Por mucho que lo intentes, puedes comprar productos que te faciliten el planchado o puedes comprar la mejor plancha que existe, poder realizar un planchado perfecto, completamente libre de arrugas es muy difícil si no imposible.

Sin embargo, si necesitas llevar una camisa perfectamente planchada para una ocasión especialmente importante o una reunión de trabajo y no quieres enviar la prenda a la lavandería o simplemente no tienes tiempo para hacerlo, debes proceder de esta forma. , siguiendo unas pautas bastante sencillas.

Cómo planchar cuidadosamente una camisa sin arruinarla

Por lo tanto, saca la camisa lavada, tal vez recién sacada de la secadora para que sea más suave y fácil de domar, la sacude, la coloca sobre la cama y comienza a alisarla con las manos, luego la cuelga y ata el primer botón del cuello.

En este punto se toma la plancha , se coloca en ella el agua destilada, se calienta y se prende el vapor. Cuando la plancha haya alcanzado la temperatura adecuada, toma la camiseta y empieza a planchar, con cuidado de no quemarla.

Si fuera de un material muy delicado, es recomendable colocarle encima un paño de algodón, que limita el contacto y evita que la plancha lo ataque, estropeándolo. Luego, para planchar, se procede exactamente de esta manera: se comienza desde el cuello que se coloca en la tabla de planchar.

Se presiona cuidadosamente con la plancha, comenzando primero por las puntas y luego avanzando hacia el lado exterior. Luego se pasa al canesú y luego a los hombros introduciendo la manga de la camisa bien apretada directamente en la tabla de planchar para no crear arrugas. Una vez terminado, pasamos a las mangas que se deben aplanar respetando las costuras.

Luego continuamos con el planchado de la espalda, es decir, la espalda. Finalmente, se plancha la parte delantera haciendo una especie de eslalon entre los botones. Una vez terminada, cuelgue la camisa cuidadosamente en una percha, cerrando el primer y tercer botón que le permiten mantenerla quieta y evitar que se creen arrugas.

Planchado de camisas, la solución milagrosa

Para que todo esto sea mucho más fácil, es recomendable preparar una solución ad hoc que garantice que la camiseta esté húmeda, pero no mojada, que se estire sin dificultad y sin problemas, pero sobre todo que no se queme. Para preparar la solución, necesitas una taza de agua y una cucharadita de bicarbonato de sodio.

Si quieres, también puedes añadir unas gotas de aceite esencial que marca la diferencia y hace que la ropa planchada huela genial.

Una vez que se hayan agregado los ingredientes, agite bien la botella de spray para asegurarse de que todos estén bien mezclados. Luego vas y rocías la solución directamente sobre la camiseta a distancia para no mojarla en exceso y finalmente pasas a planchar.

¿Agua destilada o agua del grifo? El secreto que cambia la vida

Obviamente, el agua destilada también puede ayudar y resolver el problema rápidamente sin tener que perder el tiempo preparando nada. Por supuesto es más cómodo y práctico, pero siempre hay que comprarlo por lo que requiere un gasto considerable, sobre todo si te ves obligado a planchar interminables montones de ropa al menos una vez al día.

Hay quien utiliza el agua del grifo para solucionar el problema de una vez por todas pero cuidado con no hacerlo porque contiene mucha cal que no solo obstruye la plancha sino que también puede manchar la ropa de forma permanente. Si tiene una secadora, el secreto a continuación puede ser la solución que todos han estado esperando.

Si sacas la ropa que acaba de secarse con el aparato, parece perfectamente planchada, por lo que incluso puedes evitar plancharla, si la doblas con cuidado y cuidado.