Para disfrutar de un crecimiento saludable, las plantas de interior necesitan luz, un suministro de agua, pero también fertilizantes que las fertilicen y les proporcionen los nutrientes esenciales para su crecimiento. Descubra esta mezcla natural, eficaz para el cultivo de plantas de interior.

Para fertilizar sus plantas y promover su crecimiento saludable, no es necesario comprar fertilizantes químicos. Puedes preparar tu propio fertilizante natural y potente para estimular el crecimiento de tus plantas de interior. Para esto, dos ingredientes son suficientes.

¿Cómo preparar un abono natural para cultivar plantas de interior?

plantas de interior

Plantas de interior. fuente: spm

Para abonar tus plantas de interior,  puedes preparar un abono natural  utilizando estos dos ingredientes: arroz blanco y miel. Para ello, vierte un poco de arroz en media taza de agua y  déjalo reposar toda la noche.  A continuación, agregue una cucharada de miel a su mezcla. Mezcle y almacene su fertilizante en una botella fácil de manejar. Antes de fertilizar tus plantas, agita la botella y asegúrate  de aplicar este fertilizante líquido solo al suelo. Evite mojar el follaje de las plantas. Solo las raíces deberían beneficiarse de este fertilizante.

¿Cuáles son los beneficios del arroz y la miel para las plantas?

agua de arroz

Agua de arroz. fuente: spm

El agua de arroz es un muy buen fertilizante para las plantas. Rico en almidón y nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio, este fertilizante líquido  promueve el crecimiento de bacterias beneficiosas para el suelo.  Esto mejora el proceso de fotosíntesis y estimula el crecimiento saludable de las plantas. El agua de arroz es un fertilizante líquido de liberación rápida recomendado especialmente para plantas  que necesitan recuperar sus nutrientes rápidamente.  Puedes aplicarlo una vez a la semana, durante 15 días, para obtener los resultados esperados. Tenga en cuenta que también puede  usar granos de arroz para fertilizar sus plantas. Para hacer esto, espolvorea una cucharada de arroz en la tierra para macetas de tus plantas de interior, alrededor de los tallos. Cuando riegues las plantas, los granos de arroz se hincharán y liberarán el almidón en la tierra,  que se utilizará para nutrir tus plantas.

Cariño

Cariño. fuente: spm

La miel también es muy beneficiosa para las plantas. Además de su acción antibacteriana y antifúngica, la  miel es rica en nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas,  como fósforo, potasio, pero también hierro, calcio, zinc y magnesio. Dicho esto, puedes usar este ingrediente natural  para preparar un fertilizante líquido  para tus plantas con flores y plantas fructíferas. Para ello, diluye dos cucharadas de miel en 7 tazas de agua caliente. Mezcle, deje enfriar y luego vierta su fertilizante líquido en una botella o frasco. Solo tendrás que utilizarlo para regar tus plantas. Además de esto, gracias a sus propiedades antibacterianas y antifúngicas, la miel se puede utilizar como hormona de enraizamiento.  Para ello, cuando tomes un tallo para hacer un esqueje, sumerge el extremo cortado en miel antes de trasplantarlo a la tierra. Miel para  favorecer el rápido enraizamiento  del esqueje, gracias a sus propiedades antisépticas y antifúngicas que estimulan la producción de raíces.

Ten en cuenta que además de la miel y el arroz, se pueden utilizar otros ingredientes naturales como fertilizante para tus plantas,  como los  posos de café, el estiércol de ortiga, las bolsitas de té verde o las cáscaras de ciertas frutas, como los plátanos. El agua de cocción de los alimentos que contienen almidón, como la pasta o las patatas, también es buena para las plantas.