¿Sabes con qué frecuencia debes cambiar las sábanas? Este simple y común gesto es fundamental para garantizar un sueño seguro para ti y tu familia. De hecho, hay muchas contraindicaciones para dormir más de una semana con la misma ropa de cama. Por ello es fundamental poner fundas, sábanas y almohadas limpias cada siete días como máximo. De lo contrario, su salud puede sufrir. El punto con el doctor Philip Tierno, director de microbiología del Centro Médico de la Universidad de Langone en Nueva York.

cambiar la ropa de cama

Cambio de ropa de cama – Fuente: spm

Ropa de cama, ¿por qué es necesario cambiarla cada semana?

Dormir en sábanas limpias y frescas es definitivamente una de las sensaciones más placenteras de meterse en la cama, especialmente después de un día largo y agotador. Pero, aunque parezca una obviedad, conseguir que el entorno en el que dormimos esté siempre limpio y no solo cómodo, también es una necesidad real.

¿Con qué frecuencia se deben cambiar las sábanas?  La respuesta a esta pregunta te permitirá comprender si tu cama es un lugar de bienestar y comodidad, donde puedes descansar y recuperar energías gracias a un buen sueño, o si es, por el contrario, un lugar donde , sin que usted lo sepa, está poniendo en riesgo su salud.

Realmente no es recomendable dormir más de siete días seguidos con las mismas sábanas, sin cuidar de cambiar la ropa de cama. ¿Te gustaría saber por qué? Hay más de una razón.

habitación desordenada

La habitación no está ordenada – Fuente: spm

¿A qué te arriesgas si no cambias la ropa de cama con esta frecuencia?

Cambiar la ropa de cama con frecuencia , al menos una vez a la semana, es un hábito recomendado que nunca debes olvidar practicar, según el doctor Philip Tierno, director de microbiología del Langone University Medical Center de Nueva York. De hecho, cada noche pasamos tantas horas en la cama, durante las cuales nuestro cuerpo pierde células muertas, transpiración, toxinas del sudor, incluso secreciones imperceptibles de la piel, mucosas y órganos genitales, e incluso pequeñas gotas de orina, que pueden dar lugar a hongos.

Todo esto te habrá hecho tomar conciencia de la importancia de cambiar las sábanas a menudo y no descuidar la higiene, incluso cuando la cama en la que duermes todavía parezca limpia.

De hecho, muchas investigaciones científicas realizadas a lo largo del tiempo han establecido que la cantidad de gérmenes y bacterias que se asientan en una semana ya es suficiente para convertir la cama en un lugar insalubre si no se cambian las fundas del colchón, las sábanas y las almohadas. Por lo tanto, es bueno no olvidar nunca esta regla de oro que le garantizará hermosos sueños y buena salud durante la noche.

Es importante lavar la ropa de cama  una vez retirada del colchón y dejarla secar al sol para una limpieza eficaz.