El ajo es un ingrediente esencial en la cocina. Es versátil y aporta mucho sabor cuando lo agregas a tus salsas, carnes, verduras, etc. El ajo se puede almacenar en bulbos o cabezas enteras, en dientes o pelado. Sin embargo, es importante almacenarlo en un lugar donde no pueda germinar o amargarse.

Descubre algunos trucos para que todo el sabor y la frescura del ajo dure el mayor tiempo posible sin que se reseque.

¿Cómo se almacena el ajo para que se mantenga fresco el mayor tiempo posible?

A menudo se piensa que el ajo es una hierba, pero en realidad es un bulbo con un sabor fuerte. Se utiliza en una amplia variedad de formas y preparaciones, a veces para aplicaciones medicinales. El ajo fresco es común en tiendas y jardines. Ya sea que lo compre o lo cultive, puede hacer que dure más si lo almacena adecuadamente.

El ajo agrega un aroma y sabor únicos a muchos platos. Es muy importante almacenarlo bien para que no pierda sus propiedades y no se deteriore demasiado rápido. Aquí hay algunos consejos útiles para que su ajo dure más.

¿Cómo almacenar ajo fresco?

Guardar el ajo en la nevera

Conservar el ajo en la nevera – Fuente: spm

Nunca ponga ajo fresco en el refrigerador por mucho tiempo, comenzará a brotar. Todavía puedes comerlo, pero se volverá amargo y menos sabroso.

El ajo fresco se conserva mejor en lugares secos y oscuros. No ponga el ajo en un cajón, póngalo en un lugar ventilado. Asegúrate de no ponerlo en  papel de aluminio , las bolsas de papel quedarán mucho mejor.

¿Cómo almacenar el ajo pelado?

Si te gusta pelar el ajo y almacenarlo de esa manera, recuerda una regla: el empaque hermético es esencial. Guarda el ajo pelado en el refrigerador hasta por una semana.

Un buen truco es marinar los ajos en aceite de oliva. Este método producirá aceite con sabor, que también puedes usar más tarde para  freír .

¿Cómo congelar el ajo?

Congelar ajo en moldes para cubitos de hielo

Congelación de ajo en moldes de cubitos de hielo – Fuente: spm

Para que el diente de ajo conserve todos sus beneficios y propiedades, hay que tener cuidado de  conservarlo bien . Congelarlo es una forma inteligente de hacerlo para no perder ninguno de sus beneficios.

También es bueno congelar el exceso de ajo. Pele y separe todos los dientes de ajo, luego extiéndalos uniformemente en una bandeja para hornear forrada con papel pergamino. Cubra la bandeja para hornear con papel de aluminio, luego congele durante la noche.

También puedes congelar los dientes de ajo picados. Para facilitar su uso posterior, hazlo en moldes de cubitos de hielo.

Consejos para elegir un ajo fresco y sabroso

Elige ajos de buena calidad (preferiblemente ecológicos) y para asegurar su conservación, estos son nuestros consejos:

  • El bulbo o cabeza de ajo debe estar firme al tacto y no ceder a una ligera presión.
  • Debe ser firme, con la piel tersa, seca y sin signos de moho (manchas negras).
  • Si el bulbo está blando, probablemente esté demasiado maduro y no durará mucho.
  • Si el ajo ha brotado, es una clara señal de que ha caducado.
  • Evite comprar ajo congelado en el supermercado.

Así que tómese el tiempo para elegir el ajo adecuado cuando lo compre y siga estos consejos para mantenerlo fresco y sabroso durante el mayor tiempo posible.