Si alguien te dice que tiró cebollas al inodoro, no mires a la persona horrorizada. Tiene buenas razones para hacerlo y en el siguiente artículo te contamos por qué lo hace.

Cebollas

La limpieza del inodoro requiere de nuestra atención en el día a día, es un lugar donde se debe combatir la presencia de bacterias y gérmenes.

Limpieza y desinfección de baños

Basta con echar un vistazo a los estantes de los supermercados, en el departamento de detergentes para ver cuánta importancia se le da a la limpieza y desinfección de la taza del inodoro.

El término higiene está relacionado con la limpieza y la disminución de la cantidad de gérmenes, es por eso que cuando buscamos productos de limpieza comerciales, buscamos principalmente aquellos con propiedades desinfectantes.

A raíz de la pandemia de COVID-19, también se han planteado las principales medidas preventivas recomendadas para la prevención de contagios.

Inodoro abierto

La eliminación de suciedad o impurezas de una superficie, en particular del inodoro, mediante acciones mecánicas o químicas proporcionadas por los productos de limpieza, nos permite garantizar la eliminación o reducción de microorganismos nocivos como: virus, bacterias, hongos, etc.

bacterias

Los productos desinfectantes o detergentes generalmente se presentan de manera que dan al consumidor la expectativa de que el producto ayuda a proteger la salud pública a través del control de organismos nocivos.

Alguien ha encontrado en la aplicación de la cebolla en el inodoro una solución ecológica al antiguo problema de la limpieza e higiene del inodoro. Veamos cómo se aprovechan las propiedades de este bulbo comestible.

Porque tantos tiran la cebolla por el desagüe

De la cebolla, además de tener un beneficio desde el punto de vista alimentario, podemos obtener un beneficio inesperado. Todo lo que necesitamos es una cebolla mediana y un poco de bicarbonato de sodio.

Antes de empezar, quitemos la parte seca externa de la cebolla, ya que dificulta nuestro trabajo posterior.

cebolla roja

Luego, continúe cortando la cebolla por la mitad, que luego se corta en trozos pequeños. Dado que la cebolla induce al llanto, para paliar este inconveniente, podemos llevar gafas.

Ahora pon los trozos de cebolla en una batidora pequeña, a la que le añadiremos bicarbonato de sodio ( alrededor de una cucharada), junto con un poco de agua para licuar la cebolla tranquilamente.

Ahora la cebolla ha tomado otra forma, parece una pasta espesa que se colocará en un paño pequeño para ser “exprimida ” en un recipiente, para extraer todo el contenido líquido.

De esta forma habremos obtenido una solución limpiadora superfuerte, capaz no solo de quitar las manchas, sino de esterilizar y desinfectar nuestra taza del váter.

Alicina en el baño

Esto sucede porque las cebollas también contienen un importante ingrediente bactericida: la alicina, que tiene una actividad antibacteriana, además de antiviral y antifúngica.

No todo el mundo sabe que hay 100.000 bacterias en la taza del inodoro, según algunos estudios de laboratorio autorizados. Una percepción ciertamente no agradable, pensar que en el momento en que estamos a punto de agacharnos en el inodoro ” nos espera esta multitud de invitados no deseados”.

En consecuencia, es absolutamente necesario esterilizar y desinfectar periódicamente el inodoro, pero sin utilizar agentes químicos excesivamente nocivos para el medio ambiente.

Ahora el líquido recién obtenido se vierte en el agua del inodoro y con un cepillo especial se pasa por toda la taza y finalmente se descarga el inodoro.

Así que esta cebolla exprimida con bicarbonato limpia y desinfecta nuestro baño.

limpieza de baños

Si no tenemos una licuadora pequeña donde podamos reducir la cebolla a pulpa con el bicarbonato de sodio, igual podemos usar la cebolla.

Bastará con poner los ingredientes en un bol, luego añadiremos agua tibia y dejaremos en remojo durante media hora. Tendremos el mismo efecto y con un método natural.