La limpieza de primavera es sinónimo de renovación. Según el feng shui, una casa limpia significa energía pura y positiva, y este tipo de energía es necesaria para mantener la felicidad, la salud y las vibraciones positivas en nuestro hogar.

Dejando de lado las técnicas de adivinación, la limpieza primaveral tiene orígenes muy antiguos pero hoy en día se realiza sobre todo para aprovechar el cambio de estación para eliminar el exceso de polvo y deshacerse de objetos que ya no son útiles y no deseados.

La primavera es también la mejor época para dejar que la casa “respire” después de meses de frío y calefacción.

Sin embargo, no todo el mundo tiene tiempo para hacer una limpieza realmente profunda . En este caso, es muy útil ver qué hacen los expertos para intentar optimizar el trabajo. A continuación enumeramos algunos trucos que aplican los hoteles de lujo para limpiar rápidamente sin renunciar a la limpieza.

Programar limpiezas

Limpiar docenas de cámaras de árboles no es un trabajo que se pueda dejar al azar. Es necesario planificar todas las operaciones para poder moverse lo más ordenado posible y terminar todo el trabajo en el tiempo establecido.

Este truco también se aplica a la limpieza de nuestros hogares. Intenta crear una estrategia de limpieza, que varíe según el tamaño de tu hogar y la cantidad de elementos a limpiar, y pon todo en blanco y negro.

Puede parecer un consejo obvio, pero tener un horario que respetar también nos lleva a ser más diligentes y puntuales, y a limpiarlo todo de verdad.

Ventilación y limpieza de residuos

La ventilación es esencial al limpiar. Antes de empezar con la cama o el baño, asegúrate de que las habitaciones tengan la ventilación adecuada. Abra las ventanas y los balcones para permitir que circule el aire.

Una vez hecho esto, concéntrese en deshacerse de las sobras, desde la basura hasta los artículos no deseados que están en los estantes, en el piso o en los cajones. Todo esto debe hacerse antes de comenzar la limpieza real.

Quitar el polvo de muebles y cristales.

Una vez retirada la basura y los residuos y ventiladas las habitaciones, se puede limpiar e higienizar el mobiliario. Esta operación consiste en quitar el polvo de sofás, sillas, televisores, muebles, cristales, etc.
En efecto, sobre estas superficies se acumulan partículas que tienden a acumularse más frecuentemente.

Utilizar desinfectantes específicos para eliminar las bacterias y microorganismos que quedan adheridos al material textil oa las superficies de la estancia. Esta operación también hay que realizarla en los cristales, ya sean espejos o lunas.

A tener en cuenta a la hora de limpiar es que esta operación, que también incluye pasar la aspiradora y fregar el suelo, debe hacerse antes de lavar el baño.

Hacer la cama

Uno de los trucos para limpiar rápidamente una habitación de hotel es comprobar la posición de las etiquetas de las colchas y sábanas, para cambiarlas lo más rápido posible.

Para evitar que tu colchón y almohadas se manchen o se deterioren, utiliza protectores que puedan lavarse periódicamente.